¡Hola! ¿Cómo has dormido hoy?

Si eres madre/padre, entonces ya sabes que la relación entre bebé y dormir puede resultar algo complicada. O eso es lo que dicen, aunque no necesariamente tiene que ser así.

¿Sabías que es posible hacer que a tu peque le guste dormir? Si consigues que la hora de ir a dormir se convierta en algo positivo y que no sea una batalla, habrás conseguido mucho: es muy probable que sea capaz de conciliar el sueño mucho más rápido y que tenga menos despertares nocturnos.

 

¡Veamos cómo puedes conseguirlo!

 

  1. Un horario correcto para tu peque

Como siempre digo, tener unos horarios establecidos ayudará a tu peque a tener un orden en cuanto al sueño se refiere: acuéstalo cada día a la misma hora y en el mismo lugar. Es importante también que no se te pase su hora idónea para dormir o su ventana del sueño, no queremos que llegue a un estado en el que esté tan cansado que le resulte muy complicado quedarse dormido.

Este es un buen inicio para guiar a tu peque por el camino y que pueda disfrutar de una noche llena de sueño reparador. ¡Y vosotros también!

Te dejo este post para que no se te pase la hora y para reconocer las señales de sueño de tu peque.

 

  1. Entorno cómodo para dormir

El espacio para dormir debe ser tranquilo y estar despejado.

 

  • Todos entendemos que cuando toca dormir al bebé la habitación debe estar en silencio. Sin embargo, hay niños (y adultos) que no son capaces de conciliar el sueño si hay un silencio absoluto. Si tu peque es de estos, te recomiendo usar alguna aplicación de ruido blanco, le ayudará.

 

  • Decoración y accesorios. Una habitación con muchas luces, excesiva decoración y muñecos puede provocar que tu peque se despiste o se entretenga a la hora de dormir. Si hay demasiados estímulos a su alrededor, es muy probable que le estés complicando la tarea de conciliar el sueño.

 

También puedes leer este post sobre el ruido blanco.

 

  1. Enséñale que su habitación o cama es un lugar agradable en el que estar

Cuando un niño pequeño tiene problemas con el sueño a menudo acaba asociando el lugar en el que duerme con algo negativo ya que en él vive situaciones que le cuestan un esfuerzo, como conciliar el sueño, por ejemplo.

Puedes ayudar a tu peque haciendo que sea un lugar positivo, agradable y feliz pasando ratos leyendo cuentos, cantando canciones alegres o jugando un rato. De este modo, se sentirá seguro en su habitación y sabrá que no es el “sitio malo en el que me ponen a dormir”.

 

  1. No sentir terror ante la hora de ir a dormir

Si tenéis que montar un circo para que vuestro peque se duerma, es normal que sea la hora más temida del día. Es posible que vuestro hijo perciba la ansiedad que sentís vosotros ante esta situación y que le esté afectando de alguna manera, impidiéndole conciliar el sueño.

 

Sé que es complicado, pero es importante tomárselo con calma para transmitirle seguridad y que sepa que dormir no es malo.

 

Recuerda que si tienes cualquier duda puedes escribirme: info@ameliahunter.com