Educar el sueño

Educar el sueño es el proceso para ayudar al bebé o al niño a adquirir la capacidad para dormir de manera independiente y permanecer dormido durante toda la noche.

Son muchos los bebés con problemas de insomnio infantil o con dificultades para conciliar el sueño. Uno de los principales motivos por los que no son capaces de dormirse es por la necesidad de apoyos que han desarrollado durante los primeros meses de su vida.

El apoyo del sueño es cualquier elemento, actividad o persona con el que el bebé haya desarrollado una relación de dependencia directa para conciliar el sueño. Generalmente, un bebé aprende a conciliar el sueño utilizando un método determinado a través del cuál crea sus propios hábitos. Llega un punto en el que esos hábitos ya no le funcionan y es cuando el bebé ya no descansa de manera saludable.

Los bebés no nacen con la capacidad de organizar el tiempo del día y de la noche bajo un ritmo adecuado, pero como seres humanos tienen la necesidad biológica de hacerlo. Por ello, los padres deben crear una rutina y unos hábitos correctos para sus bebés y para sí mismos.

El sueño reparador del bebé es imprescindible para su desarrollo físico y mental. Cuando un bebé no descansa lo suficiente nos encontramos con niños irritables e, incluso, hiperactivos. Además, afecta a toda la familia: depresión de los padres, estrés, ansiedad, desacuerdos y fin de la vida en pareja.

Beneficios de enseñar a tu hijo a dormir de manera saludable

Con mi experiencia y tu voluntad de cambiar los hábitos de sueño de tu hijo, mis planes de sueño te permitirán:

  • Poder dormir toda la noche sin interrupciones
  • Conseguir que tu hijo duerma las horas recomendadas
  • Acostar a tu niño sin estrés
  • No sentirte culpable por querer más horas de sueño para toda la familia
  • Ver cómo el sueño y el estado de ánimo de tu hijo mejoran en unos pocos días
  • Comprobar cómo toda tu familia empieza a disfrutar del tiempo que pasa junta
  • Tener tiempo para relajarte con tu pareja en cuanto se duerman los niños
  • Ir a trabajar descansado y con la mente clara

Mi opinión profesional sobre dejar llorar a los bebés

Los padres siempre me preguntan si mis soluciones implican dejar llorar a sus bebés. Mis métodos no implican dejar llorar al bebé.

Llorar es la forma en que los niños y niñas protestan ante los cambios y es de esperar que cambiando los hábitos del sueño haya alguna protesta. Es por eso que siempre informo a los padres que lo más probable es que mi programa implique que el niño proteste alguna que otra vez. Igual que pueden protestar cuando les dejamos en la guardería, ni más ni menos.

Sin duda, un niño cansado por no dormir, llora en repetidas ocasiones durante el día, está irritable e irascible y eso sí es traumático para ellos.

¿Para quién está indicado?

Mis planes de sueño están indicados para aquellas familias que quieren conseguir cambios en sus hábitos actuales y que están dispuestas a invertir tiempo y esfuerzo para ayudar a que su bebé descanse como es debido.

Aunque no son cambios radicales, debes tener la mente abierta y creer en tus habilidades de crianza y en la capacidad de cambiar las cosas en tu familia.

¿Para quién no está indicado?

Si no vas a ser constante durante al menos una semana con el fin de ver los cambios.

Si no estás dispuesto a aceptar consejos, a escuchar mis sugerencias o a tener una mente abierta.

Quiero más información