Los despertares nocturnos del bebé es algo que preocupa mucho a cualquier padre. A diario recibimos consultas relacionadas con los despertares nocturnos de familias que nos consultan, qué hacer, cómo reaccionar, cómo evitarlos,…

Es un tema complejo y en el que intervienen multitud de elementos. Hemos elaborado una mini guía que puedes seguir para ir eliminando esos despertares nocturnos y que tu peque pueda dormir durante más horas seguidas. Importante: puedes hacerlo a tu ritmo y al ritmo de tu bebé. Nuestro objetivo es poder darte una guía general para que puedas empezar desde hoy en casa. Puedes complementar la información de este artículo del blog con nuestra Guía para ayudar a tu peque a dormir mejor, disponible para descargar gratis suscribiéndote en nuestro newsletter.

Nota importante: estas pautas están dirigidas a bebés de más de 6 meses y con una evolución de peso adecuada para su edad. Como siempre decimos, cada bebé es diferente.

 

¿Qué son los despertares nocturnos del bebé?

Primero, es crucial entender que los despertares nocturnos en un bebé son completamente normales. Dormir del tirón es un concepto y la realidad es que no existe, ya que los humanos tenemos microdespertares al pasar de un ciclo de sueño al otro. Nos tapamos, cambiamos de postura o nos destapamos y volvemos a dormir sin darnos cuenta.

“Entonces, ¿por qué mi peque se despierta completamente varias veces a lo largo de la noche?” No puede conciliar el sueño de nuevo y necesita una ayudita para volver entrar en un estado de calma que le ayude a inducir el sueño. Necesita recrear una situación, es algo muy común.

Los desvelos nocturnos se pueden ir eliminando, mejorando la calidad de sueño de tu peque. Pero no hay una solución mágica y tenemos que dedicar tiempo.

Guía para reducir los despertares nocturnos

1. Identificar la causa de los despertares nocturnos

Hay muchas causas que pueden provocar que un bebé se despierte por la noche. Analizar la situación y evaluar las posibles causas del sueño fragmentado de tu bebé es un primer paso muy importante.

De manera general, nos encontramos con bebés y niños que tienen un sueño fragmentado porque:

– Se encuentran en un estado de alerta continuo debido al hipercansancio.

– No siguen un horario adecuado para su edad.

– Necesitan apoyos de sueño o muletillas para conciliar el sueño: al inicio de la noche, en las siestas y durante la noche.

– No tienen una rutina clara y predecible para dormir (o sí la tienen, pero ha dejado de funcionarles)

– Cambios en el entorno de sueño: inician el sueño en un lugar y se despiertan en otro.

2. Decide qué cambiar para ayudarle a dormir más horas seguidas

Una vez ya sabes la causa de los despertares nocturnos, llega el momento de decidir si hacéis algún cambio o no. ¿Es completamente necesario hacer cambios? Depende de si notas que vuestra situación es poco sostenible que la privación de sueño de toda la familia es muy elevada. Es vuestra elección.

“Entonces, ¿cuántos cambios son necesarios? ¿los hacemos todos de golpe?” Es también vuestra decisión. El proceso y el ritmo lo establecéis vosotros como familia. Podéis ir cambiando algunas cosas y ver cómo va evolucionando y progresando vuestro peque.

3. Pasa a la acción y haz los cambios

Si ya habéis tomado una decisión, lo siguiente es elegir el momento. Vuestro peque necesita estabilidad si vais a cambiar algo relacionado con su descanso. Es importante que os toméis vuestro tiempo y que tengáis unas expectativas reales, es poco probable que la primera noche no se despierte ni una vez. Tu peque necesita tiempo para adaptarse a los nuevos hábitos.

4. Los cuatro elementos clave para establecer nuevos hábitos

Consistencia, coherencia, paciencia y acompañamiento adecuado en el proceso de cambios. Sabemos que siempre lo repetimos, pero es realmente importante. Cualquier proceso de cambio conlleva un proceso de adaptación que puede tardar unos días o semanas. Es completamente normal. El acompañamiento en este proceso de adaptación es crucial para que vuestro peque sepa que estáis a su lado y para que se sienta seguro.

Sentiros seguros, confiad en vosotros mismos y en vuestro bebé. Es importante que seáis coherentes, lógicos y consistentes con la decisión que habéis tomado. Si empezáis cambiando, por ejemplo, la rutina para ir a dormir, es necesario mantenerla durante unas semanas.

 

Para poder ayudarte, necesitamos más información

Para poder evaluar bien un caso, detectar si existe un problema de sueño y aportar pautas concretas, necesitamos mucha información. Por eso siempre os pedimos que nos escribáis a través del formulario de contacto con más datos, para poder tener una visión más global.

El sueño es como un puzle de muchas piezas que hay que encajar. Nos encantaría poder ayudarte a mejorar el descanso de tu peque y el de toda la familia si lo necesitáis.