Tampoco hay que quitarle hierro al asunto: el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante es verdaderamente la peor pesadilla de cualquier padre.

Recuerdo que me preocupaba hasta el punto en que me levantaba varias veces por la noche para ver a mi hija mientras dormía. Me estaba agotando y finalmente tuve que aceptar mi temor. Da miedo y preocupa, pero me di cuenta de que estaba haciendo todo lo humanamente posible para crear un ambiente seguro y tranquilo, así que el resto estaba fuera de mis manos. Tenía que dejarlo correr.

Mi consejo a los padres es que actúen de la misma manera: tomar las medidas que sabemos que pueden ayudar a prevenir este terrible problema, seguir adelante con la vida y disfrutar del tiempo con el bebé en lugar de estar consumido por el miedo.

¿Qué es el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante?
SMSL, o síndrome de muerte súbita del lactante, es la muerte inexplicable de un bebé aparentemente sano (por lo general de entre 1 y 6 meses) mientras duerme, sin ninguna explicación médica. Es algo poco frecuente, por lo que cuando lleguen los temores recuerda este dato: aproximadamente 2.500 niños mueren de SMSL cada año en los EEUU, pero ten en cuenta que hay más de cuatro millones de recién nacidos en los EEUU en un solo año. Las tasas de mortalidad se han reducido casi a la mitad desde la campaña “Volver a Dormirse” (Back to Sleep) que se puso en marcha en 1994 para informar a los padres de lo importante que es que los bebés duerman boca arriba.

Se han identificado muchos factores de riesgo, y afortunadamente, hay una gran variedad de cosas que se pueden hacer para reducir significativamente las posibilidades del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante:

• Tener un embarazo saludable. Uno de los riesgos puede ser un parto prematuro y un bajo peso al nacer, y aunque estos factores no siempre son evitables, tener una dieta saludable y disfrutar de una buena atención prenatal puede ayudar.
• No permitas que fumen cerca de tu bebé. Uno de los factores de riesgo más importantes para el SMSL es la exposición al humo del tabaco, tanto antes como después del nacimiento. Los estudios han demostrado que cuando los bebés respiran el humo del tabaco, el riesgo de SMSL se duplica.
• Pon a tu bebé a dormir boca arriba. Esto es extremadamente importante, ya que investigadores han descubierto que esto reduce el riesgo en casi un 50%.
• Dale el pecho a su bebé, si existe la posibilidad. Aunque los investigadores no están seguros del porqué, las tasas de SMSL tienden a ser menores en los bebés alimentados con leche materna.
• Proporciona un ambiente seguro para dormir. Evita poner a tu bebé a dormir sobre superficies blandas donde pueda hundirse, como pufs, colchones blandos o sofás.

¿Compartir cama (colecho) aumenta el riesgo?

Ha habido mucha controversia sobre si los bebés que duermen en la cama con sus padres tienen un mayor riesgo de muerte súbita. Los expertos no se acaban de poner de acuerdo sobre el tema. Algunos afirman que el riesgo es hasta cinco veces más alto al dormir juntos, y otros afirman lo contrario, que para los bebés es más seguro dormir con sus padres.

Personalmente creo que el lugar más seguro para tu Order Cheap Tramadol Cod está en su propia cuna o moisés. También creo que esa manera es la más adecuada para proporcionarle las herramientas para favorecer el sueño independiente y establecer hábitos de sueño saludables para tu hijo. Sin embargo, si planeas compartir la cama, asegúrate de hacerlo de una manera correcta. Evita tener montones de mantas y almohadas suaves alrededor del bebé y asegúrate de que nunca duermas con el bebé si has tomado drogas o alcohol.

Sigue estos pasos preventivos y trata de recordar que el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante es algo muy raro y poco frecuente. Así podrás relajarte, disfrutar de la paternidad y ¡conseguir dormir sin preocupaciones por la noche!