¨Ahora que eres mamá, será mejor que te acostumbres a no dormir.¨

Este es un comentario que he escuchado muchas veces desde que me convertí en mamá, pero no dormir no tiene por qué convertirse en tu nuevo estilo de vida. Por supuesto, los primeros meses son duros y casi nadie duerme con tranquilidad en casa, pero no tiene por qué ser siempre así. Hay maneras de enseñar a nuestros hijos hábitos de sueño saludables para que duerman felices y tranquilos durante toda la noche. Y francamente, ¡cuanto antes, mejor para todos!

Entonces, ¿cómo dormir a un bebé?

Estos son los tres principales mitos sobre enseñar a tu bebé a dormir correctamente:

Mito #1: Tu bebé no te querrá al día siguiente

¿De verdad? ¿Crees realmente que después de una sola noche de intentar cambiar los hábitos de sueño de tu bebé ya no te querrá nunca más? ¿Todos los mimos que le das, toda la comida que le proporcionas, todos los pañales y ropa limpia que lleva, todos los ratos que pasáis jugando o bañándole y todos los besos y risas son en vano debido a un par de noches de protesta?

La verdad es que al hacer cambios en los hábitos de sueño de cualquier persona, habrá siempre algo de resistencia. Así que sí, se puede decir que tu bebé no va a aceptar con alegría el hecho que ya no te pases gran parte de la noche balanceándole, pero siempre y cuando seáis unos padres cariñosos y atentos, no tengáis duda que el amor perdurará.

De hecho, la mayoría de las personas encuentran que una vez que su bebé duerme bien, ¡es aún más feliz e incluso tiene más salud que antes!

Mito #2: Guiar a un bebé a que aprenda a dormir por sí mismo y durante toda la noche, significa dejar a su bebé que “siga llorando”

El método de “seguir llorando” funciona así:
Paso 1: Pon al bebé en su cuna.
Paso 2: Vete y déjale solo.
Paso 3: Deja que el bebé grite, llore, chille, etc. hasta que se duerma.

Ahora, mientras el método “que siga llorando” hace su trabajo, la mayoría de los padres simplemente no se sienten cómodos con él. ¡No creo que el cerebro de los padres esté programado para escuchar el llanto histérico de su hijo sin hacer nada para consolarlo!

La conclusión es que no es el llanto lo que hace que un bebé duerma bien. El llanto es simplemente la reacción de tu bebé al cambio en sus hábitos de sueño, nada más.

En otras palabras, el bebé no está llorando porque está enfadado con vosotros… o porque considere que estáis siendo crueles. ¡La única razón por la que llora es porque está temporalmente confundido! Quiero decir, que solíais mecerle o alimentarle para que se durmiese, todas las noches… y ahora (en beneficio de la salud del bebé) ya no lo hacéis.

Y la buena noticia es que la confusión de vuestro hijo por lo general sólo dura unos pocos días. Los niños se adaptan con tanta rapidez, que pronto encontrarán la manera de conseguir quedarse dormidos tranquilamente por sí mismos… ¡Es entonces cuando todo el mundo es más feliz!

Mito #3: Guiar a un bebé a que aprenda a dormir por sí mismo y durante toda la noche es demasiado estresante para bebés

En primer lugar, no hay pruebas que indiquen que guiar a un bebé a dormir por sí mismo, tenga efectos psicológicos en los niños, tanto a corto como a largo plazo. Así que puedes tachar esto de su lista de cosas que te preocupan.

En cuanto a los que manifestáis que pasar algunas noches llorando son demasiado estresantes, creo que tienes dos opciones:

A. Haz algunos cambios. Esto implica que a lo peor, tu hijo llore durante 10 – 40 minutos durante un par o tres noches a la hora de acostarse. Después de un par de noches, la mayoría de los niños comienzan a aprender a conciliar el sueño de forma independiente y poco después dejan de llorar por completo. En este supuesto, la cantidad total de estrés que siente tu hijo asciende a unos minutos de llanto durante algunas pocas noches.

B. No hagas nada. En esta situación, los padres siguen meciendo, calmando o moviendo a su hijo todas las noches hasta que se queda dormido. El niño se despierta de 1 a 10 veces por noche y necesita ser amamantado, mecido o calmado para volver a quedarse dormido. En este supuesto, padres y madres e hijos son sometidos a meses (o incluso años) de falta de sueño, situación en la que nadie en la familia consigue un sueño reparador suficiente como para despertar sintiéndose descansado o renovado. Si estos malos hábitos de sueño continúan cuando vaya a la escuela, hay indicios que este hecho tiene relación con problemas como la obesidad y falta de concentración en clase – ¡ambas cosas me parecen bastante estresantes!

Así que, qué suena más perjudicial: ¿Algunas noches de llanto (que no siempre pasa)… o meses/años de privar a un hijo de un buen sueño reparador?

¿Dejarás de llevar a tu hijo a la guardería, porque llora cada mañana cuando te vas? ¿Dejarías de trabajar para que no llorara más? ¿Le privarías de jugar con otros niños y niñas, interactuar, aprender, etc. porqué llora cada mañana? ¿Cuántos niños lloran durante semanas cada mañana cuando se les deja en la guardería? Tranquilos, guiar a un niño a que aprenda a dormir por sí mismo, únicamente dura unos pocos días, y no siempre lloran cada día ni mucho menos.

Si alguno de estos tres mitos te había impedido adoptar los pasos simples y necesarios para crear un cambio positivo y de larga duración en los hábitos de sueño de tu hijo, espero sinceramente que hayas podido cambiar de opinión.

Si tienes más dudas acerca de cómo dormir a un bebé, estoy a tu disposición cuando quieras empezar.